martes, 15 de julio de 2014

Grilletes

Tanto tiempo aislado, tanto sufrimiento para llegar a aquí.
Fingir que nada te perturba, y sonreír amargamente a los recuerdos.
Enfrentarte al presente que nada tiene que ver con el pasado y preguntarte por qué no puede ser.

Me siento prisionero, mis sueños transforman la vida en una tortura y la realidad me hace esclavo de mis ilusiones.

Con el tiempo las dudas se disipan y las decisiones se definen, pero algo tan claro para uno puede ser imposible de llevar a cabo...
Ju 14-26

Nadie le dijo que era imposible, así que lo hizo.

1 comentario:

  1. Te entiendo muy bien, cariño..
    No nos queda más remedio que sonreír a los recuerdos, porque sabemos que llorar ya no valdrá la pena, y tenemos que resignarnos a ver la vida pasar, pensando cuándo será nuestro momento.. Pero llegará.
    Y, exacto, como nada es imposible, tú puedes, lucha por lo que quieres, pelea, porque, si de verdad lo quieres, lo tendrás.
    Mucho ánimo y mucha fuerza cielo, un abrazo enorme de tu amiga bloggera.

    ResponderEliminar