martes, 16 de diciembre de 2014

4 & ever

Einstein tenía razón! el tiempo es relativo. No me puedo creer que hayan pasado ya más de dos años desde el fatídico día en que mi vida dio un vuelco, igual que no puedo creer que nada volviera a ser igual... Los recuerdos me vienen borrosos, mezclados unos con otros, los buenos tiempos; los malos tiempos; y eso que sólo pasó en mis sueños son ahora una sola cosa: pasado.
Todavía no sé si ya la he superado mientras me doy cuenta de que el tiempo no espera por nadie, y que si te anclas en el pasado la gente te va dejando atrás.
Hoy sé que la herida sana, pero el dolor no remite, que todos esos para y por siempre son un sentimiento intenso pero fugaz (cógelo o lamentate para siempre) y que lo que para uno fue hermoso para el otro fue insoportable.

En todo momento la locura supera a la razón, llega un punto en el que el rencor es más que el amor. Y es que de nada sirve mantener el contacto, el aprecio, la ilusión cuando ambos seguimos cometiendo los mismos errores y la esperanza es cada vez más un sustantivo abstracto.




                  -"Te enamoras sólo una vez en la vida"
Ese gran consejo que todos ignoramos hasta que lo sentimos, y que todos lamentamos cuando comprendemos. No sé si en realidad no era la adecuada o si lo era y la perdí, lo que sí sé es que el veneno se combate con veneno, y si no puedo amar a otra persona al menos llenaré mi vida de experiencias que me impidan recordar cuál fue la que me hizo más feliz.




--> Mi situación se ha precipitado en los últimos meses, entré en la universidad y siento que mis sueños pueden hacerse realidad, pero esto se mezclo con mis antiguos planes de futuro y todo ha resultado ser un caos. De algún modo noto que he perdido una parte de mí, la inocencia, la misma que nos hace ser felices sin necesidad de casi nada, la misma que tienen los niños y los adultos no, la misma que me hacía creer en el amor
Ju 14-26



He disfrutado de cada momento mientras pude, no es suficiente la gramática española, inglesa o élfica para describir lo que alberga mi corazón en estos momentos. Cierro el corazón con llave y la tiro al mar, rezando para que algún día encuentre a un pez que me la devuelva y pueda volver a ser feliz, sin desengaños, sin tapujos. Lo hecho hecho está, y no se puede cambiar, para bien o para mal, y esa es la magia de la vida: perseguir el futuro sin importar lo que suceda.

De alguna manera sé que siempre quedará ese "y si..." que compense todo lo sufrido, sin embargo creo que nada es suficiente para olvidar el dolor.
Por una vez espero equivocarme.

1 comentario:

  1. Julio, qué palabras más tristes..Estoy segura de que el dolor parará, que aprenderás a vivir de otra manera, porque hay miles de comienzos en esta vida. No podía acabar el año sin que me pasase por aquí y te pudiese decir Feliz año nuevo, porque de verdad espero que seas feliz.
    Un abrazo muy muy fuerte de tu amiga, la que está tras la pantalla, que la gusta desaparecer por meses enteros..
    Besazo.

    ResponderEliminar